Actividad física, la forma más efectiva de prevenir enfermedades

Las y los enfermeros tienen la oportunidad de emplear estrategias de Promoción de la Salud, pues están en contacto directo con los pacientes y familiares de los mismos,  por lo que podrán aplicar sus conocimientos y ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que lo requieran.

En México más de la mitad de la población es inactiva. Por lo general, las principales excusas para no hacer ejercicio son la falta de tiempo, carecer de espacios adecuados o seguros, ausencia de motivación, no tener ejemplo de esas actividades en la familia o la preferencia por actividades sedentarias, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 (ENSANUT 2016).

Se considera que una persona es inactiva cuando no realiza la cantidad de actividad física suficiente como para obtener beneficios para la salud.

Muchas enfermedades pueden prevenirse manteniendo una dieta balanceada e incluyendo rutinas constantes de ejercicio, que se realicen en función de la edad y condición física de cada persona, ya que al hacerlo se reducen los triglicéridos sanguíneos, se refuerza la musculatura y se puede obtener un estado de bienestar general.

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial, la causa principal del 21 por ciento al 25 por ciento de los cánceres de mama y colon respectivamente; y de al menos  27 por ciento de los casos de diabetes y 30 por ciento de la carga de cardiopatía isquémica a nivel mundial.

Según la Secretaría de Salud del Estado de Puebla, el comportamiento sedentario (como estar sentado o acostado) no se define sólo como la falta de actividad física (o inactividad física), sino al grupo de comportamientos que ocurren al estar sentado o acostado durante los periodos de vigilia, y por lo general requieren un gasto de energía muy bajo.

Para la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la actividad física insuficiente se ha identificado como uno de los principales factores para la mortalidad global y se encuentra en aumento en muchos países. La actividad física regular y adecuada puede reducir el riesgo de muchas enfermedades y trastornos no transmisibles, como la hipertensión, la enfermedad coronaria, los accidentes cerebrovasculares, y la  depresión. La institución también destaca que se podrían evitar hasta 5 millones de muertes en el mundo al año si la población fuera más activa.

En la Escuela de Enfermería Angelópolis,  las y los estudiantes aprenderán el concepto de Promoción de la Salud, favoreciendo modelos sanitarios de intervención participativa (pacientes, familiares, comunidad), para poder establecer planes y brindar atención de seguimiento de calidad.