Cuidados de Enfermería para pacientes con problemas cardiovasculares

Cuando un problema de salud se manifiesta en una persona, una familia o una comunidad, este no sólo afecta a las estructuras corporales específicas (células, órganos, tejidos), sino que altera el funcionamiento global de la persona.

Algunos padecimientos pueden prevenirse si se cuenta con la orientación adecuada para adoptar hábitos que mejoren el estado físico y mental del individuo. El monitoreo y evaluación del proceso debe realizarse por expertos en la materia, como lo es el personal de Enfermería.

Las y los alumnos de la Escuela de Enfermería Angelópolis obtendrán los conocimientos y desarrollarán los mecanismos necesarios para brindar una guía correcta a todos aquellos que lo soliciten.

En México, las enfermedades cardiovasculares se encuentran entre las principales causas de muerte de la población, mismas que se vieron potenciadas con la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hasta el 2020, la principal causa de muerte para hombres fue el Covid-19 (128 mil 793 muertes). Le siguieron los problemas al corazón (121 mil 556 fallecidos) y la diabetes mellitus (78 mil 922 defunciones).

En mujeres, las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa de muerte (97 mil 113 muertes), la segunda fue la diabetes mellitus (72 mil 094 fallecidas), y en tercer lugar quedó el Covid-19 (71 mil 458 defunciones).

La reducción del consumo de sal puede prevenir la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, pues más de la mitad de las muertes por esta clase de complicación se atribuyen a problemas de presión arterial alta.

Un diagnóstico de  promoción  de  la salud elaborado por personal de Enfermería se  puede abordar en cualquier momento, tanto para desarrollar un estilo de vida saludable, como para prevenir la aparición de la enfermedad o minimizar las  consecuencias si ya presenta una enfermedad cardiovascular.

En  cuanto a los pacientes que han desarrollado la enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el mal seguimiento de los diagnósticos afecta al 50 por ciento de los tratamientos a largo plazo, por lo que resulta indispensable que las y los enfermeros se encuentren debidamente capacitados para dar respuesta a las necesidades de la población.