Enfermería, aliada en los cuidados del cáncer de mama

La atención del personal de Enfermería en padecimientos delicados debe ser flexible, cercana, continúa y humana, ya que no basta la atención profesional y técnicamente especializada. Las pacientes necesitan que las y los enfermeros puedan identificar sus necesidades específicas para brindar los cuidados necesarios, dependiendo de cada caso particular.

Los estudiantes de la Escuela de Enfermería Angelópolis aprenderán cuales son los cuidados especiales para este tipo de pacientes y tendrán el conocimiento para identificar  los posibles factores de riesgo, prevención y promoción de la salud, dentro de la práctica asistencial.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ‘Cáncer’ es un término genérico que designa un extenso grupo de enfermedades que pueden afectar cualquier parte del organismo.

Tiene como característica la multiplicación rápida de células anormales (malignas) que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, un proceso que se denomina ‘metástasis’. La metástasis es la principal causa de muerte por cáncer.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cáncer de mama se origina en las células del revestimiento (epitelio) de los conductos (85 por ciento de los casos) o lóbulos (15 por ciento de los casos) del tejido glandular de los senos. Al comienzo, el tumor canceroso está confinado en el conducto o lóbulo, también llamado in situ, donde generalmente no causa síntomas y tiene un mínimo potencial de metástasis.

Con el paso del tiempo, este cáncer in situ puede progresar e invadir el tejido mamario circundante (cáncer de mama invasivo), y propagarse a los ganglios linfáticos cercanos (metástasis regional) así como a otros órganos del organismo (metástasis distante). Cuando una mujer muere de cáncer de mama es consecuencia de la metástasis generalizada. 

El personal de Enfermería tiene un rol muy importante en el equipo de salud involucrado en el cuidado de pacientes con cáncer de mama, así como de las mujeres que presentan un mayor riesgo de poder contraer la enfermedad.

El tratamiento del cáncer de mama puede ser muy eficaz, sobre todo cuando la enfermedad se detecta en etapas tempranas,  generalmente consiste en una combinación de extirpación quirúrgica, radioterapia y medicación (terapia hormonal, quimioterapia y/o terapia biológica dirigida) para tratar el cáncer microscópico que se ha propagado del tumor mamario a través de la sangre.