Prevención del Cáncer de Mama

[cmsmasters_row][cmsmasters_column data_width=»1/1″][cmsmasters_text]

 

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row][cmsmasters_row][cmsmasters_column data_width=»1/1″][cmsmasters_text]

El cáncer de seno o cáncer de mama se origina cuando las células mamarias comienzan a crecer sin control alguno, formando un tumor que se puede observar fácilmente en un mamograma, ecografía de seno, imágenes por resonancia magnética de los senos, biopsias, e incluso es palpable como una masa o bulto. Regularmente, el cáncer de seno se presenta en mujeres, pero los hombres no están exentos de padecerlo.

Los factores de riesgo son todos aquellos que aumentan la probabilidad de contraer una enfermedad en general, en este caso el cáncer de seno. Estos mismos, se clasifican en factores modificables y factores no modificables, los primeros se refieren a todo aquello que esta en la voluntad del individuo para evitar enfermarse, como lo son los hábitos, la alimentación y el ejercicio; el segundo son los factores que no se pueden cambiar, por ejemplo; el envejecimiento, la genética y nacer mujer.

La participación del personal de enfermería es primordial en la promoción de la salud, fundamentalmente en personas jóvenes incentivando el cuidado propio. Las enfermeras y los enfermeros tenemos la gran participación de brindar una información veraz y preventiva, hacer la recomendación a mujeres que son activas sexualmente que después de una semana del periodo de menstruación, se realice una revisión en sentido de las manecillas del reloj, palpando. Aun siendo mujeres no activas sexualmente, se tendría que realizar una revisión, mínimo una al mes.

El riesgo de padecer cáncer es mayor en casos de falta de ejercicio, mala alimentación, sobrepeso y obesidad. Hablando del cáncer de seno, si una mujer tiene una dieta basada en el consumo excesivo de grasas y el consumo de alcohol tiene mayor posibilidad de padecer cáncer, en cambio si mantiene una dieta equilibrada basada en frutas, verduras, cereales,

leguminosas y alimentos de origen animal, como lo indica el plato del buen comer, combinado con una buena rutina de ejercicio de mínimo 30 minutos al día de intensidad moderada para mantener un peso saludable, el riesgo podría ser menor.

«Puede haber vida después del cáncer de mama. El requisito previo es la detección temprana», (Ann Jillian).

 

– Gabriel Morales Barrera

 

Referencias

Hernández Pérez, J. (2019). La prevención del cáncer de mama en la población adolescente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[/cmsmasters_text][cmsmasters_gallery layout=»hover» hover_pause=»5″ animation_delay=»0″]1344|https://escueladeenfermeriangelopolis.edu.mx/blog/wp-content/uploads/2021/02/m1-150×150.jpg,1345|https://escueladeenfermeriangelopolis.edu.mx/blog/wp-content/uploads/2021/02/m2-150×150.jpg,1346|https://escueladeenfermeriangelopolis.edu.mx/blog/wp-content/uploads/2021/02/m3-150×150.jpg[/cmsmasters_gallery][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row][cmsmasters_row][cmsmasters_column data_width=»1/1″][cmsmasters_text]

 

[/cmsmasters_text][/cmsmasters_column][/cmsmasters_row]