¿Qué hacer ante un sincope o desmayo?

El síncope es un síndrome caracterizado por una pérdida de conocimiento de breve duración, de comienzo relativamente brusco, debido a un período transitorio y autolimitado de hipoperfusión cerebral global, provocando un tono de postura de aparición brusca y de corta duración, resolviéndose espontáneamente y sin secuelas neurológicas. De igual manera existe el Presincope, el cual provoca solo una pérdida parcial de la conciencia, pero sí confusión acompañada de inestabilidad y se recupera rápidamente. El Sincope constituye el 1-2 por ciento de las urgencias de un Hospital.

También se denomina “desvanecimiento”. Este problema común es la causa de muchas caídas y lesiones. Una tercera parte de las personas se desmayan cuando menos una vez durante su vida. El síncope puede ocurrir sin advertencia o puede tener señales como: Sensación de debilidad, Sensación de bochorno, sudor, Mareos, Cambios en la vista, Náuseas y Palpitaciones la causa más frecuente del desmayo se debe a un descenso repentino en el flujo sanguíneo y oxígeno al cerebro, por ejemplo: Estenosis aórtica, Miocardiopatia hipertrófica, estenosis pulmonar, Bradicardia, Taquicardias, Migraña vertebrobasilar, Tumores, Hematomas, Hipoxia, Hipoglucemia e Hiperventilación.

¿Cómo se debe de actuar ante esta situación? Es normal que quien está a punto de sufrir un síncope empiece a palidecer, a sudar o a tener náuseas y trate de sentarse o tumbarse, al tiempo que se le nubla la vista y le zumban los oídos. Si aprecia esos síntomas en alguien próximo, dele apoyo para que pueda tenderse en el suelo sin caerse ni golpearse. levante sus piernas Tumbe a la persona boca arriba en un sitio plano, sin almohada, y eleve sus piernas para que estén a más altura que la cabeza. Si eso no es posible, también puede sentarse con la cabeza entre las piernas, lo más baja posible. Procure despejar el entorno y refrescar el ambiente.

constantes vitales compruebe sus constantes vitales para confirmar que se trata de un síncope y no de una parada cardiorrespiratoria, algo radicalmente distinto (véase Reanimación cardiopulmonar). La víctima debería reaccionar, aunque sea con balbuceos, o leves movimientos, a su nombre o a un estímulo físico. Si no responde, compruebe su pecho y acerque la oreja a su boca. Debería oír cómo el aire pasa por la nariz o la boca, el pecho sube y baja y sentir el aliento al aproximar la mejilla. recuperación cuando la persona se recupere, haga que permanezca tumbada unos minutos y ayúdela a incorporarse despacio.

El tratamiento básico seria dependiendo de la causa, si los desmayos son inusuales, el tratamiento puede incluir estar alerta a desencadenantes y evitar ciertas actividades. Estar alerta a signos de advertencia como aturdimiento, náuseas, o piel fría y húmeda. Tomar medidas (como cruzar las piernas, apretar los músculos de las piernas y/o acostarse) si siente que está teniendo estos síntomas con frecuencia puede prevenir un desvanecimiento. Por lo general es útil incrementar la ingesta de líquidos y sal. Si persisten los desmayos, podría ser necesario tomar medicamentos o colocar un marcapasos. Otros tratamientos se pueden usar para las arritmias y desordenes del corazón.

Referencias:

Benditt. D. (2011). Sincope. Revisión diagnóstica y terapéutica. México

S/A (2019). Educación del paciente, sincope. México

Bufurn. A. y Vergara. J. (S/F) sincope. México

S/A. (2017). Primeros auxilios que hacer ante una emergencia. México