Uso de dispositivos intravasculares, un básico en Enfermería

Las y los enfermeros generales poseen la misión de satisfacer las necesidades de atención física y emocional de los pacientes, que pueden tener una enfermedad, malestar, lesión o rehabilitación a corto mediano y hasta largo plazo.

Un estudiante preparado sabrá evaluar los factores fisiológicos, las variables individuales, el entorno y acciones que afectan la aplicación de un programa de salud, la utilización de equipo, medicamentos y sus contraindicaciones.

El Sistema Nacional de Salud tiene entre sus prioridades promover el mejoramiento de los niveles de calidad y seguridad de la atención médica, asentadas en el Programa Sectorial de Salud 2007-2012.

Dicho esquema, plantea una estrategia de prestación de servicios de salud con calidad y seguridad a los pacientes, así como acciones que eficiente las actividades del personal de Enfermería.

En el país, hay programas específicos que pueden utilizar las y los enfermeros para minimizar los riesgos al momento de enfrentarse a una situación delicada, como el manejo estandarizado del paciente con catéter periférico, central y permanente.

Los egresados de la Escuela de Enfermería Angelópolis, desempeñan un papel trascendental en el uso de dispositivos intravasculares.

El sistema circulatorio principal está formado por el corazón y  los vasos  sanguíneos: arterias y venas que de forma conjunta mantienen el flujo de sangre por todo el cuerpo, transportan oxígeno y nutrientes; además, eliminan dióxido de carbono y productos  de desecho de los tejidos periféricos a través del sistema linfático, ya que recoge el fluido intersticial y lo devuelve a la sangre.

Las venas contienen el 75 por ciento del volumen de sangre del cuerpo y cerca de un 20 por ciento del volumen sanguíneo está en las arterias.

Los criterios básicos para emplear esta estrategia incluyen la preservación del capital venoso del  paciente para la aplicación de la terapia intravenosa y el uso racional de su anatomía vascular. Esto relacionado con el tiempo estimado para el uso de la terapia intravenosa y las características tales como:

  • La osmolaridad. Esta medida se usa para expresar la concentración total de sustancias en disoluciones y si afectan al organismo.
  • El pH de la solución y el producto vesicante o irritante. Estos fármacos son capaces de producir necrosis y ulceración de los tejidos.
  • La situación del paciente. El uso de dispositivos intravasculares es necesario cuando no es posible administrar la medicación o los líquidos por vía oral.